En un taller de marquetería


Entre láminas de madera, herramientas y serrín, encontramos a Ignacio Vallarino, ensimismado en la elaboración de nuevas piezas y restaurando verdaderas reliquias del pasado. Parece arte de magia; cualquiera de las delgadas láminas de madera que se amontonan en las estanterías pueden tomar forma y transformarse en delicadas siluetas. Desde paisajes exóticos a representaciones geométricas, pasando por diferentes y variadas figuras. Cada tonalidad, cada amasijo de vetas ya tiene forma… en su imaginación. Todo empezó como un hobby, realizando maquetas de barcos y aviones. Después, fui acercándome al mundo de la marquetería, hasta que se convirtió en un oficio.

Ya llevo veinticinco años disfrutando en este taller. Relojes, cajas de cualquier tamaño y forma, pureras, porta-sobres, marcos, en fin, todo tipo de elementos ornamentales de reducidas dimensiones, pero con una utilidad definida. Actualmente, los trabajos de marquetería han quedado relegados a pequeñas piezas, ya que los muebles y objetos a gran escala han pasado a formar parte de la historia. Yo mismo creo mis propias piezas, ajusfándolas, pues algunas son difíciles de encontrar, especialmente los herrajes, que tengo que pedir de encargo.

Etiquetas: ,

Deja un Comentario

Dejanos un comentario asi sabemos lo que piensas

Leer Comentarios

Deja un comentario!