Adorno de prendas con remaches


Adorno de prendas con remaches

Los remaches no sólo quedan bien en monos y vaqueros como los de la fotografía, sino también en todo tipo de prendas y accesorios juveniles, a los que dan un nuevo y brillante aspecto. La tela en que se fijen ha de ser resistente. Los tejidos más apropiados son ante, paño, lino fuerte, pana, gabardina y punto tupido. Los remaches existen en cobre y latón, y en gran variedad de diseños y tamaños: planos o abultados, sin pintar o en vivos colores y en forma de estrella, aro o corazón, redondos o cuadrados. Se adquieren en mercerías, por unidades o en bolsitas.
Antes de ponerse manos a la obra es preciso estudiar su colocación con vistas a lograr el mejor efecto, teniendo en cuenta la forma de la prenda y el tipo de remaches a emplear. Quedan muy bonitos bordeando el delantero de las chaquetas o el borde de los chalecos. Igualmente se puede utilizar para realzar el borde de un bolsillo. (No hace falta decir que no deben colocarse donde haya que sentarse encima.) Algunas sugerencias: Utilizar remaches iguales, pero de distinto tamaño … Alternar uno grande con uno pequeño a todo lo largo de un cinturón…

O colocarlos en grupo en el centro del delantero de una prenda.
Dibujar con ellos la forma de la inicial en un bolso, cinturón o bolsillo.
Cómo hacerlo. Utilizar siempre un pedazo de tela a modo de almohadilla sobre el derecho del remache para evitar estropear su superficie. La colocación no puede ser más sencilla: presionar el remache contra la tela hasta que todas las patillas aparezcan por el revés. A continuación, por este lado de la tela, doblar todas las patillas hacia el centro de cada remache con un objeto duro, como por ejemplo una moneda.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Dejanos un comentario asi sabemos lo que piensas

Leer Comentarios

Deja un comentario!