Estampación con objetos naturales


Estampación con objetos naturales

Después de experimentar y divertirse con los principios básicos de la estampación, apetece seguir trabajando en este campo con nuevas pinturas y nuevos métodos. La estampación a partir de objetos encontrados aquí y allá no debe limitarse a envolturas y cajas para regalos; se pueden imprimir igualmente cuadros decorativos de gran efecto tanto individualmente, como colocados en combinación para crear una escena. Determinados objetos, como las hojas, con la intrincada disposición de sus nervios, o las plumas de ave, se prestan a las mil maravillas para realizar interesantes diseños. Con una rama de bambú se puede crear un precioso cuadro con la delicadeza de un grabado chino. Independientemente del aspecto decorativo, los amantes de los árboles o las aves encuentran en este trabajo un excelente sistema para coleccionar muestras de hojas o de plumas. Este capitulo explica cómo estampar varios objetos juntos para crear un cuadro completo.

Cómo empezar.
En lugar de decidir un tema y trazar un boceto del cuadro, antes de encontrar objetos adecuados, estampar cualquier objeto bonito y dejar que las impresiones sugieran alguna idea. En el cuadro de la ilustración, una hoja de helécho sugiere un abeto. Con hojas más pequeñas surgen otros pequeños abetos más distantes y así, gradualmente, se va creando la idea de un bosque. Es sorprendente cómo la vista y el cerebro son capaces de interpretar cuadros y formas a partir de contornos y texturas que, en ocasiones, sólo aportan una leve indicación. Por ejemplo, estando tumbados, las grietas del techo pueden parecer caras de animales. Ante la chimenea es frecuente comentar las sensaciones visuales que provoca el fuego.

La huella personal.
Esta facultad e imaginación pueden aprovecharse de modo práctico, haciendo uso de variedad de formas y texturas al experimentar con objetos encontrados por la casa o el jardín. Lo más fascinante es que un mismo «hallazgo» no sugiere a primera vista lo mismo a todas las personas. El cuadro estampado por este sistema tiene la propiedad de reflejar la personalidad del artista del mismo modo que lo hace la escritura: el alfabeto es el mismo, pero el resultado final es enteramente personal. La estampación realizada con un trozo de papel arrugado puede transformarse en cosas tan dispares como un mar turbulento, un área de terreno secado por el sol, rocas o las arrugas de la manga de un elegante vestido de raso.

Detalles.
Una vez determinado el tema del cuadro, se puede pensar en estudiar los detalles. En muchos casos será muy práctico utilizar objetos similares a lo que se desea realizar. Las arrugas del vestido de raso se pueden hacer con papel de seda o incluso con tela misma de ese material.
Después de dar los primeros pasos en esta técnica, se empiezan a considerar los objetos de todo tipo, en relación a su potencial gráfico. Las plantas, la madera rugosa, el cartón ondulado y muchísimas piezas de máquinas, como las tuercas, cadenas y ruedecitas dentadas, suelen tener texturas y formas adecuadas para estos trabajos.

Preparación.
Antes de ponerse manos a la obra, preparar la mesa de trabajo. Retirar de ella todo lo que estorbe y cubrir la superficie con papeles de periódico o tela vieja.
Aparte de la pintura y de los objetos cuya forma se vaya a estampar, se necesita un pincel largo de pelo duro (de 13 mm a 38 mm) y el papel a estampar, que puede ser Cansón cartulina. Si no se desea que el fondo sea blanco, se utilizará cartulina de cualquier color. Tener siempre a mano un papel para pruebas, periódicos para no manchar y un trapo viejo para limpiar todo lo que haga falta, aparte de los pinceles. Enmascarillado. Unas tijeras y una cuchilla serán muy útiles para cuando se necesite cortar papel para enmascarillar determinadas formas, con objeto de dejar espacios sin imprimir entre zonas estampadas. En el presente cuadro, los marcos de la puerta y la ventana han sido realizados colocando su forma en papel sobre la casa, antes de pintar la pared. Para fijar el papel de enmascarillar sobre el cuadro, se aconseja utilizar unos cuadraditos de papel adhesivo por ambas caras, que se venden en papelerías. El enmascarillado sirve también para hacer bordes en relieve junto a las superficies pintadas, allí donde sea necesario.

Cómo estampar.
Para este cuadro se ha empleado pintura en polvo, mezclada con agua hasta lograr cierta consistencia. La calidad de esta pintura la hace más adecuada para este tipo de trabajo que la tinta, de resultado mucho más nítido. Con ayuda del pincel cubrir de pintura toda la superficie del objeto que se desea estampar; colocar éste, con la pintura hacia abajo sobre el papel, colocar una hoja de periódico sobre el objeto y hacer presión uniforme. Si alguno de los objetos es muy rígido, colocar un montón de hojas de periódico o revista o un pedazo de fieltro, a modo de almohadilla debajo del papel.
Aprovechar el fondo blanco (o de color) del papel como elemento del diseño; no hay ninguna razón por la que haya que cubrir enteramente su superficie. Se aconseja también no utilizar demasiados colores; de hecho no es mala idea realizar el primer trabajo en un solo color, para asi poder experimentar libremente con las formas y texturas. De esta manera es más fácil apreciar su diversidad con vistas a lograr los mejores resultados.

Etiquetas:

Deja un Comentario

Dejanos un comentario asi sabemos lo que piensas

Leer Comentarios

Deja un comentario!