Decoración con vidrio Archive

Medidas de seguridad


Los líquidos para grabar que se venden en los comercios están especialmente pensados para que sean lo más seguros posible. Pero, por muy suave que sea, se está trabajando con un ácido que puede quemar. Hay que tener mucho cuidado, especialmente si hay niños. El líquido no debe alcanzar ni los ojos, ni las gafas, ni la ropa. No se puede beber, ni chuparlos aplicadores como si fueran lápices. Si se derramara un poco, hay que diluirlo con gran cantidad de agua, asegurándose de que desaparece por completo. Si se actúa con rapidez no producirá quemaduras importantes, aunque haya caído sobre la piel.

Etiquetas:

Método de grabado en vidrio


Antes de iniciar las explicaciones del proceso, hay que tener bien presente en todo momento que, aunque los productos utilizados no son excesivamente peligrosos, se deben utilizar con el máximo cuidado para evitar salpicaduras.
Se necesita:
Vidrio.
Líquido para grabar.
Trepa.
Un pincel, o bastoncitos de algodón.
Pinzas.
Una cuchara o un rodillo pequeño.
Detergente y un paño suave.
Agua caliente.

• Limpiar cuidadosamente el vidrio sobre el que se va a grabar, lavándolo repetidas veces con detergente, para eliminar por completo la grasa de la superficie. No hay que olvidar que este detalle es muy importante ya que si quedan residuos de grasa, el liquido no actuará correctamente. Por esta misma razón, hay que evitar dejar huellas de dedos sobre el vidrio una vez esté bien limpio. Procurar tomar el objeto exclusivamente por aquellas zonas donde no se va a grabar. Secarlo con un paño limpio y suave, que no deje pelusilla y comprobar que está totalmente seco, antes de poner la trepa.
• Preparar la trepa. Utilizar pinzas para no dejar huellas de dedos. Poner la trepa sobre el vidrio, en el sitio correspondiente. Si se utiliza más de una pieza de trepa, alinearlas cuidadosamente. Aplanar el material con una cuchara o un rodillo pequeño, para asegurarse de que los bordes quedan firmes. Esto es especialmente importante cuando se sobreponen piezas, pues es muy difícil que no se noten las uniones.
• Una vez pegada la trepa, es aconsejable dejarla una o dos horas para que quede bien adherida. Es mucho más importante conseguir un borde bien hecho que poder retirar la trepa con facilidad. Casi todos los pegamentos, incluso los que actúan por contacto, se adhieren más firmemente si se espera un rato, con lo que, además, se consigue que resistan mejor al ácido.
• Asegurarse de que la superficie a grabar está horizontal; si estuviera inclinada, el líquido para grabar se escurriría y alcanzaría zonas no previstas.
Si se trabaja sobre una superficie curva, como un tarro o un vaso, habrá que realizar el grabado poco a poco. Mantener horizontal la parte que se está grabando, sujetándola con pisapapeles, sujetalibros o algo parecido, para que no gire, pero evitando siempre que sean objetos en buen estado y aún en uso ya que las salpicaduras accidentales los estropearían. Por supuesto, tampoco hay que sujetarla con las manos para evitar quemaduras.
• Coger el envase del líquido para grabar y leer atentamente las instrucciones. Seguramente indicarán que hay que agitarlo fuertemente para dispersar los sedimentos que pudieran haberse acumulado, dejando en la superficie una capa diluida e ineficaz. Para extender el líquido sobre el vidrio, utilizar un pincel, o un trozo de algodón enrollado en un palillo. Aplicarlo formando una capa tan -gruesa como sea posible, sin que se derrame.
Dejar el líquido sobre el vidrio de 5 a 10 minutos. El tiempo exacto dependerá de la clase de líquido; la experiencia es el mejor guía.
• El líquido se quita con agua templada. Hacerlo rápidamente y con cuidado para evitar que la trepa se descoloque. Secar el vidrio dándole toques suaves con un paño limpio, y examinarlo detenidamente. Si hubiera zonas irregulares, en las que el líquido no haya actuado correctamente, asegurarse de que el vidrio está totalmente seco y aplicar nuevamente el líquido. Si se trabaja sobre una superficie curva, cuando se ha terminado una zona, se gira el vidrio, se afianza de nuevo y se aplica el líquido en la siguiente, tal como se hizo anteriormente y procurando que no se noten diferencias ni uniones en las distintas etapas del grabado.
• Una vez que las zonas que no estaban tapadas se hayan vuelto opacas, se retira la trepa. Si estuviera muy pegada, se puede empapar en agua templada. En casos muy extremos, se puede utilizar un líquido más ligero para disolver totalmente la goma.

Etiquetas:

Cómo controlar el ácido cuando grabas el vidrio


Para conseguir un buen diseño es absolutamente esencial que se controle la aplicación del ácido con todo cuidado. Lo mejores utilizar la técnica del «enmascaramiento», para la que se pueden emplear diversos materiales que evitarán que el ácido alcance las zonas que no se desea. La forma tradicional de grabado al ácido consiste en introducir por completo el objeto en un baño de ácido, por le que el enmascaramiento ha de ser concienzudo. Se suele realizar cubriendo la superficie con un barniz resistente al ácido. Para dar mayor realce, se suele pegar al borde del dibujo una lámina delgada de plomo, utilizando una mezcla de cera de abeja y sebo. Pero para nuestros fines no se necesita una técnica tan elaborada. En el equipo de grabado se suelen incluir trepas adhesivas; también se puede utilizar papel y goma, aunque el mejor material es el plástico adhesivo por contacto. Lo verdaderamente esencial es que el material sea resistente al ácido, y que no se formen burbujas ni queden zonas sin engomar a lo largo del borde, por donde el ácido se pudiera filtrar rompiendo el trazo. Una vez pegado el material, se le da unas pasadas con una cuchara o. mejor aún, con un rodillo pequeño, para quequede bien plano.

Cómo hacer un dibujo.
Si se utilizan patrones adhesivos, no hay ningún problema; no hay más que cortar el dibujo que se desee, retirar la lámina protectora posterior y pegarlo. Si se utilizan varias piezas -por ejemplo, letras- hay que cuidar que queden bien alineadas.
Si no se emplean patrones ya hechos, habrá que recortar el dibujo en otro material que no sea el de enmascaramiento. Si se puede adaptar el dibujo a una pieza del material que se utilice como trepa, el trabajo será más fácil. Se podrá hacer si se trabaja sobre vidrio plano, o sobre vasos o tarros de lados muy rectos. En estos casos se puede trazar el dibujo sobre la trepa y recortarlo antes de pegarlo al vidrio. Se pueden utilizar trepas normales, o hacer uno mismo el dibujo -antes de recortarlo se puede modificar y perfeccionar.

Una advertencia: en algunos dibujos, letras, etc.. hay que enmascarar zonas tanto en el interior como en el exterior de la figura, aunque ésta no vaya unida a otra. Por ejemplo, para grabar la letra «O», es muy importante que la pieza central de la trepa ocupe exactamente el centro de la figura. En estos casos, lo mejor es pegar en el vidrio una pieza de material resistente, dibujando la letra sobre ella. Se recorta y retira la zona que se quiere grabar, utilizando un escalpelo o cuchillo afilado y unas pinzas. Si se trabaja con vidrio curvado en dos direcciones -como las botellas de vino, en oposición a los vasos de lados rectos- a menos que la superficie a grabar sea muy pequena, no se puede poner una hoja plana sin que se formen arrugas. Para evitar este problema, cortar la trepa en tiras, antes de hacer el dibujo. Después de preparar el vidrio, pegar las tiras al vidrio hasta cubrir la zona que se va a grabar.
Trazar el dibujo a lápiz, recortar cuidadosamente la trepa con un escalpelo o cuchillo afilado, y retirar los trozos que cubren las zonas que se quieren grabar.

Etiquetas:

Es fácil grabar sobre vidrio


El vidrio es una materia familiar que utilizamos a diario para guardar cosas, para beber, para que la luz entre en las casas, para ver a través de él. Se puede colorear y grabar: habilidosos artesanos han realizado exquisitas piezas de vidrio decorado. Es un material que posee la cualidad inimitable de su total transparencia. Sin embargo, muy poca gente ha intentado decorarlo con diseños personales. Este rechazo se puede explicar por la aureola de misterio que con el tiempo ha ido envolviendo este oficio: el maestro que emplea largos años en estudiar y aprender a hacer vidrio, a soplar las formas, a dominar el arte de la fusión y el temple (proceso de endurecimiento del cristal). Pero no hay que dejarse intimidar: con la ayuda de los materiales modernos es muy fácil aprender a crear motivos decorativos y hacer diseños y estructuras de vidrio.

Grabado al ácido.
El grabado del vidrio, utilizando ácido en cantidades suficientes para que corroa la capa superior del objeto siguiendo un dibujo previamente establecido, es una técnica muy antigua: data de 1771, fecha en que se descubrió el ácido fluorhídrico. Este ácido se utiliza en distintas soluciones, de las cuales la más pura disuelve el vidrio, pero deja limpio el resto de la superficie al retirarse. Si se combina el ácido con un álcali, se obtiene bifluoruro de sodio o amonio, con el que se consigue una impresión mate. Tal vez el ejemplo de vidrio grabado al ácido más conocido sea el de las tulipas. Una vez hecha, se vierte dentro de la tulipa una solución de ácido, que después se retira, y que deja una superficie interna rugosa que absorbe gran cantidad de luz. Se aplica después una solución suavizante que elimina la mayor parte de las rugosidades, con lo que cobra el aspecto opaco que nos es conocido.
¿Qué ácido utilizar? En la industria se utilizan soluciones de ácido fluorhídrico muy fuertes, que sólo se pueden emplear bajo control y en lugares muy bien ventilados. Pero en los comercios se vende un líquido para grabar de mayor poder suavizante y que, si se utiliza con cuidado, no es peligroso. Si se prefiere, se puede comprar el equipo completo para grabar: trepa (patrón de material resistente, sobre el que se recorta la figura que se precise) adhesiva, apli-cadores, pinzas y líquido para grabar, o bien los elementos sueltos. Se puede adquirir en tiendas del ramo.

¿Qué clase de vidrio utilizar? Se puede utilizar cualquier clase. Los trabajos más delicados se suelen hacer en vidrio de plomo, descubierto en el siglo XVII y que fue el material favorito de los grandes grabadores holandeses, debido a su relativa blandura y gran transparencia. Resulta muy caro por su contenido en plomo. Hay vidrios que tienen un contenido mínimo de plomo del 30%, pero lo normal es un 24%; este vidrio se conoce también como flint-glass. La mayor parte de los vidrios que hay en cualquier casa pertenecen al grupo de los llamados vidrios alcalinos y calcicos, pues en su composición entran arena de sílice, óxido sódico (o potásico) y cal. Tienden a ser verdosos, como las botellas antiguas, y para reducir este efecto se suelen añadir otros productos químicos.

No hay que insistir en que se utilice vidrio de plomo para decorar: es mejor emplear objetos que se tengan a mano o que se puedan comprar por poco dinero. Se consiguen resultados maravillosos con viejos tarros de mermelada, frascos de café o botellas de vino. Seguramente todos ellos serán de vidrio alcalino y calcico.
Dentro de esta categoría se incluyen centenares de tipos, con ligeras diferencias en cuanto a cualidades y constituyentes. El líquido para grabar reaccionará de forma algo distinta sobre cada uno, por lo que en cada caso concreto habrá que hacer una prueba, especialmente en cuanto al tiempo que se debe dejar el ácido sobre el vidrio. Es conveniente hacer estas pruebas con vidrios que no sirvan para nada, para ir ganando experiencia.

Etiquetas:

Farolillos de vidrio


Material:
Envases pequeños de vidrio (de yogur, tarritos de comida para bebés, etc.); pintura transparente para pintar sobre vidrio (Deka) en los colores de su elección; pincel; alcohol de quemar; alambre de floristería; tenacillas; velas anchas y bajas.

Así se hace:
Limpiar los envases de vidrio por dentro con alcohol de quemar. Verter algo de pintura en el envase, después mover el envase en todas las direcciones hasta que la pintura haya impregnado toda la superficie interior. Pintar el borde superior del envase de vidrio con él pincel. Devolver la pintura sobrante al frasco de pintura. Dejar secar el envase puesto boca abajo sobre un papel absorbente (aproximadamente 10 horas), de vez en cuando levantar el envase para que no se pegue al papel. Teñir todos los envases siguiendo el mismo procedimiento. Cortar dos trozos de alambre ‘de floristería de igual longitud y trenzarlos. Arrollar el alambre una o dos vueltas alrededor del cuello del envase, trenzando los alambres. Volver a trenzar los extremos sobrantes del alambre y doblarlos hacia el lado contrario para formar el colgador. Fijar el extremo en el alambre arrollado alrededor del cuello del envase. Para moldear el alambre puede emplearse unas tenacillas. Finalmente, introducir en el envase una vela ancha y baja.

Etiquetas:

Textura con técnica de gesso


El vidrio no es una superficie tan habitual para imprimir un efecto. Sin embargo, siempre hay nuevas variantes para arriesgar resultados nuevos. Para resaltar una puerta, una ventana o un paño de vidrio fijo y obtener un efecto novedoso, nada mejor que la textura con gesso. La técnica se facilita al emplear plantillas de esténcil como moldes del diseño.

1 Limpiar el vidrio con detergente. Calar las plantillas en papel, ubicar la primera y mojarla con un pincel y agua para que se adhiera.
2 Con pincel taponador aplicar una capa gruesa de gesso sobre el calado, y texturar con el mismo pincel. Retirar la plantilla antes de que seque.
3 Cuando los dibujos se superpongan, dejar secar uno antes de pasar al siguiente. Realizar las hojas de la misma manera.
4 Si los bordes quedan desprolijos, retocar las rebabas con una hoja de trincheta cuando el trabajo esté seco.
5 Mezclar aerifico verde con barniz acrílico y sombrear las hojas. Luego, agregar toques de ocre.
6 Para las letras utilizar ocre con barniz. Una vez seco, aplicar una mano de barniz a todo el trabajo.

Etiquetas:

Imitación Martelé


Materiales.
* Vidrio de 30 cm de diámetro * Lacas vitrales: verde, verde esmeralda, rojo rubí, rosa claro, coral, cristal, azul cielo y amarillo
* Emplomado para laca vitral: color plata * Marcador * Lápiz * Pegamento instantáneo * Alcohol o vinagre * Palillo de brochette * Alambre fino * Cadena * Cortante * Algodón.

Martelé: Limpiar bien la pieza de vidrio con un algodón embebido en alcohol o vinagre, para que se fijen mejor los colores. Colocarla sobre el diseño que servirá de guía durante el proceso. Marcar las líneas del diseño con el emplomado, cuidando que no se aglutine. Los trazos deben ser continuos. Si hubiesen quedado irregularidades, cuando el emplomado esté completamente seco, raspar las imperfecciones de las líneas con un cortante. Para usar los colores (que vienen en un envase con aplicador), realizar un pequeño orificio en la punta y comenzar a pintar sector por sector. Colorear las hojas con los dos tonos de verde. Para pintar los tulipanes utilizar lacas color rojo rubí, coral y rosa claro. Para pintar el fondo, realizar un goteado con laca cristal y luego completar los espacios vacíos con gotas de laca azul cielo y amarillo. Dejar secar de 15 a 20 minutos. A continuación —con un palillo de brochette—, mezclar los tres colores en forma circular, para obtener así el efecto de cristal antiguo y rugoso.

Etiquetas:

Manual de decoración con vidrio


Decoración con vidrio
Un libro para todas aquellas personas fascinadas por las irisaciones casi hipnóticas que produce el vidrio al hermanarse con la luz. La autora, Mary Bellentani, restauradora y decoradora, nos muestra desde su estudio en Milán la técnica Tiffany con ejemplos prácticos desarrollados paso a paso, a partir de la cual, una vez dominada, podemos dar forma a nuestras propias fantasías. Las hojas finales incluyen atractivos patrones con motivos ideales para plasmar en vidrieras, lámparas y objetos realizados con vidrio. Por más información visite Manualidades.

Etiquetas: ,