manualidades en madera Archive

Cómo hacer un corchete


Extender una capa uniforme de cola de carpintero sobre una de las caras de un taco de madera. Ponerlo en su sitio y frotar de un lado a otro a través del tablero. Como el aire se comprime en la unión, la cola resulta muy eficaz. Hacer lo mismo con el otro lado, y dejar secar durante la noche.
Ejecución de la peana.
Esta sencilla peana se utiliza para protejer la mesa o el aparador de los recipientes muy calientes.
Para hacer una peana para tetera de 19 cm x 19 cm.
Se necesita:
* Un tablero de madera blanda de 25 mm x 12’5 mm y 2 m de largo (dejando algunos trozos de repuesto).
* Papel de lija de grano fino. Cola.
* Opcional: 9 discos de madera de enebro de 3 cm de diámetro; deberán hacerse cortar con un espesor de unos 5 mm. *Herramientas: serrucho, cinta métrica metálica, escuadra, escoplo y cuchilla de desbastar.

1. Para «escuadrar» la madera señalar una línea a unos 25 mm del borde, empleando un lápiz y la escuadra. Poner el serrucho en la señal y empezar a serrar atrayéndolo hacia sí. Continuar serrando manteniendo el serrucho vertical y haciendo movimientos uniformes y sueltos.
2. Medir 19 cm a partir del extremo del tablero y señalar una línea al través. Hay que asegurarse de que se sierra por la parte de fuera de dicha línea, para que la pieza que se corta mida los 19 cm exactos (el corte tiene unos 2 mm de ancho).
3. Cortar 7 piezas de 19 cm de largo (dejando una de repuesto). En una de ellas: a) Alinear una de las otras piezas con cada una de las señales y marcar a lo largo del otro lado, b) Marcar con la escuadra las señales que se indican a partir de 12,5 mm del borde.
4. Manteniendo juntas todas las piezas con los bordes alineados, marcar con la escuadra las líneas en las demás piezas.
5. Hacer una marca de 12,5 mm de cada lado de todas las piezas, empleando para ello una cuchilla de desbastar. Esto facilita un buen corte en la fase 6.

6. Marcar 6 cortes en todas las piezas y en la parte de dentro de cada línea, de modo que la muesca tenga el ancho exacto para que la pieza a insertar quede sujeta fuertemente. (De cortar en la línea, la muesca tendría 2 mm más de lo debido.) Dibujar primero en la base líneas de muescas.
7. Poner la punta del escoplo en la línea base, con el bisel hacia la parte a desprender, y empujar hacia abajo. La madera se partirá a lo largo de las fibras; para evitar sobrepasarse, trabajar poco a poco. Dar la vuelta a la madera para que el corte resulte cuadrado.
8. Envolver un taco de madera con el papel de lija y pulir todas las-piezas. Aplicar finalmente barniz para muebles o de poliuretano mate claro.
9. Insertar las piezas la una en la otra.
10. Encolar los discos, si así se desea.

Etiquetas:

Herramientas para la carpintería


Hay una gran variedad de herramientas para fines especiales. No obstante, muchas de ellas no son necesarias y el trabajo se puede hacer, en general, con unas pocas. Las herramientas con motor son más rápidas, pero no son necesarias en los trabajos más sencillos.
Las herramientas para cortar han de estar muy afiladas, lo que quiere decir que son un peligro potencial. No trabajar nunca sobre una superficie desigual o inestable: si no se dispone de un banco de carpintero, emplear un corchete colocado en la mesa de la cocina.

Serrucho.
Hay serruchos de muchos tamaños y tipos. Casi todos servirán, pero el de hojas intercambiables resulta fácil de manejar y apto para todos los trabajos de poca envergadura.

Escuadra.
Se utiliza para trazar líneas que sirvan de guía cuando haya que serrar, emplear el escoplo, etc. Como forma un ángulo de 90°, su uso principal es el de trazar líneas perpendiculares al borde la madera para serrar al través. Para trazar estas líneas, emplear un lápiz bien afilado; si se tiene, es mejor emplear una cuchilla de desbastar para marcar la madera, pues corta las fibras y deja una señal más limpia.

Cinta métrica metálica.
Se recomienda una de unos 3 metros del tipo rectráctil.

Escoplo.
Uno de 6 mm es el mejor para hacer el soporte. No se puede prescindir de un serrucho, pero si es preciso, podría pasarse sin la escuadra y emplear una simple regla en lugar de la cinta métrica metálica. También se puede utilizar un destornillador en vez del escoplo, pero se podría echar a perder, además de que la señal queda más marcada con el escoplo.

Etiquetas:

Carpintería con maderas blandas


La carpintería es algo tan fácil de aprender como la cocina o la costura. Sorprende ver con cuánta rapidez se aprenden y dominan unas cuantas técnicas básicas y lo económico y agradable que resulta hacer incluso los objetos más sencillos. En realidad, no se trata sino de organizar bien las herramientas y los materiales, y de seguir después las instrucciones paso a paso y con cuidado y paciencia.
Las palabras de la jerga profesional tales como guillame, rebajador o sierra de hender hacen pensar que la carpintería es mucho más difícil de lo que es en verdad. Estos capítulos se encaminan a presentar las técnicas más útiles de una forma comprensible y sencilla, evitando el vocabulario especializado.
La peana para tetera que se presenta en estas páginas requiere para su ejecución serrar, cortar y lijar. Las únicas herramientas necesarias son una sierra, una escuadra, un escoplo y una cinta métrica metálica.

Maderas blandas y duras.
La madera está constituida por largas células tubulares que forman algo así como un manojo de pajitas para refrescos soldadas entre sí. A causa de esta disposición, es más dura en un sentido que en el otro y más fácil de cortar a lo largo de las células o fibras que a través de ellas. Los pinos y las demás coniferas con hojas en forma de aguja y persistentes suelen tener la madera blanda, mientras que la de los árboles cuyas hojas son anchas es dura. Entre las blandas están las de pino, abeto, etc. Son maderas duras las de caoba, teca, roble, abedul y, sorprendentemente, la de balsa. Las maderas blandas son preferibles por razones obvias: se trabajan con mayor facilidad y cuestan menos.

Selección de las medidas normalizadas.
En los almacenes de madera existe una gran variedad de medidas. Lo usual es que hagan referencia al ancho y al grosor. Hay tableros, por ejemplo, de 100 mm x 50 mm. Las medidas normalizadas son las de la madera cortada, así que cuando se adquiera madera preparada (acepillada), el tamaño será distinto. Las dimensiones de la madera preparada quizá varíen de una partida a otra, por lo que hay que comprarla con alguna holgura para poder hacer el trabajo sin apuros. Seleccionar piezas limpias y planas, dejando las que tengan nudos o hendiduras o estén descoloridas. Las maderas blandas sirven para la mayor parte de los trabajos.

Etiquetas:

Curvar la madera para un aficionado


Curvar la madera: los muebles de madera curvada tienen cierto encanto que nunca los hará pasar de moda. La prueba de ello está en que los muebles de Viena, que han salvado el paso del tiempo, son muy apreciados y cada vez más cotizados en el mercado de la anticuaría. Esta boga ha hecho incluso que se hayan reproducido algunas piezas, que se han convertido ya en clásicas dentro de la historia del mueble. En otra lección anterior se ha explicado ya cómo hay que proceder para la restauración de las sillas de este tipo y recuperarlas para su buena utilización. Sin embargo, en esta lección pretendemos que un aficionado al trabajo de la madera lleve a cabo construcciones por el procedimiento de la madera curvada que, aparte su indiscutible originalidad, tiene la ventaja de ofrecer una gran estabilidad y solidez con respecto a las tradicionales construcciones por medio de ensambles y encolados.

Etiquetas:

Prácticas y decorativas camas canguro


La construcción de estas camas canguro con madera de pino de Flandes o de abeto está fácilmente al alcance de cualquier bricolador que tenga un minimo de práctica y que haya seguido nuestros artículos y nuestras lecciones. Tanto los montantes como los travesanos son de la misma sección, para facilitar y simplificar el conjunto de materiales. Conviene que dicha sección sea robusta, pues la estructura de las camas deberá tener mucha resistencia, ya que la superficie de la superior, cuando la de abajo está replegada, es muy probable que sea el campo de juego de los dos habitantes de la habitación. Recomendamos, por tanto, unas dimensiones que estén comprendidas entre los 12 hasta ¡os 10 cm de anchura y de 4 a 3,5 cm de grosor. Los ensambles de los travesanos con los montantes también deben realizarse muy resistentes.

Para eludir un trabajo algo dificultoso con uniones de caja y espiga, que, si son hechas con mucha precisión, corren el peligro de cobrar pronto movimiento y juego, es casi recomendable realizar un ensamble a media madera reforzado con cuatro clavijas, y todo ello encolado con resina epóxida de dos componentes. Con este fácil ensamble, que cualquiera podrá realizar simplemente con un serrucho y un formón, se logrará una estructura muy sólida de la cama superior. Cabe también el recurso de hacer preparar por un profesional los maderos, de modo que sólo se tenga que realizar el encolado y montaje en casa. La cama inferior consiste simplemente en un marco unido por sus extremos con un par de fijaciones expandióles. Esta cama tiene en cada ángulo unos tacos triangulares que, sirviendo de refuerzo al marco, son para colocar las ruedas que permiten su fácil traslado. Sobre estos tacos se depositará el tablero que hará las veces de somier y recibirá a su vez el colchón de espuma.

Etiquetas: ,

La base de la cama debe estar montado a escuadra


Base de la cama: cuando se hayan hecho los taladros se pueden montar las pilastras con los laterales, encolándolos convenientemente. Para que todo el armazón sea estable se refuerza el cuerpo inferior del mueble con una cruz de tablero aglomerado, ensamblado a media madera. Esta cruz servirá al mismo tiempo de descanso al tablero de base del colchón. Pero antes de encolarlo al conjunto del zócalo hay que verificar que todas las partes estén perfectamente a escuadra, ya que más tarde se producirían dificultades en el encajado de los cajones. Si se dispone de sitio para poder colocar la cama en el centro de la habitación cabrá la posibilidad de instalar cajones también en la parte opuesta de la cama. Pero en este caso hay que reducir el zócalo, que tiene 29 cm deanchura, en una faja que tenga sólo 6 cm.

Para que los cajones puedan entrar y salir sin dificultades se encolan en los laterales del armazón unos listónenlos de madera dura, los cuales procurarán la distancia necesaria. La parte delantera y trasera de los cajones se rebajan en ambos extremos, de modo que puedan acoger exactamente el grosor de los laterales (10 mm). Entonces se encolarán los elementos y luego se consolidarán mediante tirafondos. En la parte trasera del frontal del cajón se fresa una ranura que tenga 4 mm de anchura y 5 mm de profundidad. En esta ranura se inserta encolándolo el tablero de fibras que hará de fondo del cajón.

Etiquetas:

Construir la cama de cuatro


Dormir bajo un dosel aguantado por cuatro pilastras proporciona una sensación de aislamiento y de reposo. El armazón de la cama se puede construir a base de tablero aglomerado y luego pintarlo con una laca mate. Cuando el día amanece gris y lluvioso, puede cerrar las cortinas y aislarse del mundanal ruido. Si la propuesta que aquí se hace encaja con los gustos del interesado y se desea llevarla a la práctica, no estará de más estudiar concienzudamente el boceto que se acompaña. En él se verán las partes que integran la cama y las que constituyen el baldaquín y la manera como ensamblarlas. Se encargarán cada una de las piezas según las medidas indicadas en el boceto y en la lista de materiales.

Lo primero que deberá hacerse es recortar los laterales según la forma rehundida, valiéndose de la sierra de vaivén o de un serrucho de punta. Estos laterales se encabalgan unos 6 cm sobre las piezas que forman el zócalo. El solapado se consolida mediante cola y tirafondos, colocados desde la parte interior del mueble. Antes del atornillado realizar unos taladrados de calibre ligeramente inferior al de los tirafondos. A continuación se prepara una plantilla, gracias a la cual se realizarán con toda exactitud los taladrados para las clavijas que retendrán el conjunto de cada lateral en las bases de las pilastras (profundidad del taladro: 38 mm; grosor de la broca: 10 milímetros).

Etiquetas:

Listones de madera para revestimiento


Los paneles y tablas para un revestimiento de pared se fijan sobre unos listones de madera o riostras que previamente se han fijado a la pared. Estos listones son de madera sin pulir. Las tablas y paneles pueden ser encolados directamente sin clavar, utilizando un adhesivo de contacto. Mas para conseguir un resultado positivo es conveniente utilizar cartuchos dosificadores. En el caso de que las paredes sean perfectamente planas y aplomadas y no haya en ellas humedad, se puede intentar también el encolado directo sin riostras. Este procedimiento no es aconsejable utilizarlo en habitaciones que pueden ser afectadas por la humedad, como las cocinas y cuartos de baño, ya que en ellas es muy posible que se produzcan condensaciones de vapor de agua en las paredes y tras el revestimiento. Ello daría como resultado la pro ducción de mohos y que las placas o tablas acabasen desprendiéndose de la pared.

Etiquetas:

Paneles de madera noble


Para paneles de madera nobles, que sufren pocas alteraciones en su secado, aun cuando se utilicen macizas. Pero como esta utilización sería muy onerosa, se emplean chapas de estas maderas sobrepuestas a tableros contrachapeados, alistonados, aglomerados o de fibras. El grosor de estas chapas para estos paneles puede ser muy variable (de 0,4 a 3 mm). No es raro, pues, encontrar paneles con chapeados de maderas desconocidas casi, al lado de otras más corrientes o a las que hasta hace poco se podía considerar como las maderas normalmente utilizadas, como la caoba, la Jacaranda, el nogal, el cerezo y otros árboles por el estilo.

Etiquetas:

Tablas de madera maciza natural


Las tablas de madera para revestimiento de paredes (y asimismo para entarimados de suelo) proceden del aserrado y cepillado de troncos y de tablones. Estas tablas suelen tener un labrado lateral, que permite un acoplamiento por sus lados. La mayoría de labrados suelen ser los que ofrecen un machihembrado, un encaje por medio de ranura y lengüeta. Este tipo de material suele designarse como tablas machihembradas o perfiladas. La lengüeta de una tabla se acopla con la ranura de otra tabla. Ello significa que sólo es utilizable la anchura de la tabla descontando la lengüeta, que queda escondida en la ranura de la otra tabla. Estos detalles son importantes para advertir las tablas que serán necesarias para recubrir toda una pared o superficie.

Este cálculo será lógicamente el de dividir el ancho total a recubrir por la medida de anchura real de la tabla que se va a utilizar. Hay que cerciorarse, pues, al encargar la cantidad de tablas de cuáles son las medidas de verdad de cada tipo de tabla perfilada. Asimismo hay barnices incoloros y también ligeramente pigmentados con tonos nogal, caoba, agrisados, etcétera. Algunos de estos mordientes son, al propio tiempo, un tratamiento para la conservación de la madera y defenderla contra las acciones de insectos y mohos. Uno de ellos son los barnices ignífugos, que dificultan la inflamación de la madera y que pueden constituir una excelente salvaguardia frente a posibles chispas o pavesas que se producirán por causa de un cortocircuito, de una pequeña llama incontrolada, por la presencia de un hogar de chimenea o de una estufa.

Etiquetas: ,

Página Siguiente »