Site Archives maderas blandas ejemplos

Carpintería con maderas blandas


La carpintería es algo tan fácil de aprender como la cocina o la costura. Sorprende ver con cuánta rapidez se aprenden y dominan unas cuantas técnicas básicas y lo económico y agradable que resulta hacer incluso los objetos más sencillos. En realidad, no se trata sino de organizar bien las herramientas y los materiales, y de seguir después las instrucciones paso a paso y con cuidado y paciencia.
Las palabras de la jerga profesional tales como guillame, rebajador o sierra de hender hacen pensar que la carpintería es mucho más difícil de lo que es en verdad. Estos capítulos se encaminan a presentar las técnicas más útiles de una forma comprensible y sencilla, evitando el vocabulario especializado.
La peana para tetera que se presenta en estas páginas requiere para su ejecución serrar, cortar y lijar. Las únicas herramientas necesarias son una sierra, una escuadra, un escoplo y una cinta métrica metálica.

Maderas blandas y duras.
La madera está constituida por largas células tubulares que forman algo así como un manojo de pajitas para refrescos soldadas entre sí. A causa de esta disposición, es más dura en un sentido que en el otro y más fácil de cortar a lo largo de las células o fibras que a través de ellas. Los pinos y las demás coniferas con hojas en forma de aguja y persistentes suelen tener la madera blanda, mientras que la de los árboles cuyas hojas son anchas es dura. Entre las blandas están las de pino, abeto, etc. Son maderas duras las de caoba, teca, roble, abedul y, sorprendentemente, la de balsa. Las maderas blandas son preferibles por razones obvias: se trabajan con mayor facilidad y cuestan menos.

Selección de las medidas normalizadas.
En los almacenes de madera existe una gran variedad de medidas. Lo usual es que hagan referencia al ancho y al grosor. Hay tableros, por ejemplo, de 100 mm x 50 mm. Las medidas normalizadas son las de la madera cortada, así que cuando se adquiera madera preparada (acepillada), el tamaño será distinto. Las dimensiones de la madera preparada quizá varíen de una partida a otra, por lo que hay que comprarla con alguna holgura para poder hacer el trabajo sin apuros. Seleccionar piezas limpias y planas, dejando las que tengan nudos o hendiduras o estén descoloridas. Las maderas blandas sirven para la mayor parte de los trabajos.

Etiquetas: