Site Archives moldes para figuras de yeso

Figuras de resina moldeada


Figuras de resina moldeada

La resina de poliéster que se utiliza para hacer estas figuras no necesita tener la misma pureza que la que se emplea, por ejemplo, para embutir objetos en vidrio sintético. Se puede teñir la resina en cualquier color opaco o pintar la figura cuando esté terminada. Según el objeto que se desea realizar, se utilizará la resina mezclada con un relleno para darle peso, o bien sin mezclar si no importa que el objeto sea ligero.

Rellenos.
Se llama relleno al material que se utiliza para aumentar el peso de estos objetos, darles un aspecto metálico o gastar menos resina. Se puede añadir un relleno siempre que se desee un acabado opaco, ya que en este caso no se requiere que la mezcla sea translúcida o tenga propiedades ópticas especiales. La proporción de relleno puede llegar hasta el 50% del volumen total. Para dar a las figuras apariencia de cobre, hierro o bronce se utiliza polvo de metal. Otros tipos de relleno son escayola, arena fina, harina, virutas de metal, fibra de vidrio, talco y tiza o pizarra en polvo. Cada uno da diferente textura al objeto terminado; para elegir el que más interesa, se aconseja hacer primero varias muestras pequeñas.

Tintes y pinturas.
Se puede teñir la mezcla de resina y relleno siempre y cuando no se haya agregado el catalizador. Con este fin se utilizarán pigmentos especiales para colorear resina sintética. El negro y el marfil están muy indicados, porque dan un acabado que no parece de plástico. Si no se desea teñir la mezcla, existe la posibilidad de pintar o tintar el objeto terminado, con pintura corriente para cualquier tipo de madera. Una vez pintado o teñido, y antes de que esté seco, quitar la pintura de las partes más prominentes frotando con un paño limpio. Dejar secar.

Moldes especiales.
Existen de cuatro tipos:
Moldes flexibles. Son los mismos moldes de goma que se utilizan en la fabricación de velas y para hacer figuras de escayola.
Moldes semlflexibles de politeno. Se emplean también para la fabricación de velas. En ellos se puede moldear igualmente figuras de escayola, pero como este tipo de moldes suele tener formas muy corrientes, no se aconseja hacerlo a menos que se decore al final la superficie del objeto.
Moldes de dos partes. Por lo general se trata de moldes vaciados y en ellos se puede verter todo tipo de materiales.
Moldes rígidos. Son de cerámica, metal o vidrio y tienen la ventaja de ofrecer una superficie interior muy pulimentada, lo que los hace especialmente ¡dóneos para este tipo de trabajo.
Se venden en tiendas de trabajos manuales o directamente en fábrica, y existen en diversos formatos: para figuras de ajedrez, velas, colgantes, muñecos, etc. Aunque los moldes comprados suelen tener diseños poco originales, es fácil dar un toque personal al objeto terminado, pintándolo o envejeciéndolo. El trabajo con ellos da la experiencia necesaria para animarse a hacer los propios moldes.

Sujeción del molde.
Una vez que el molde ha sido llenado de resina, es preciso mantenerlo derecho hasta que la mezcla esté endurecida. Para realizar esta operación existen dos procedimientos. Si el relleno utilizado tiene poco peso, se puede suspender el molde de un cartón con un agujero donde encaje la base del molde. En caso de que el relleno sea pesado, y para evitar que el molde pueda deformarse, se introducirá éste en un vaso de papel ligeramente más alto que el molde, y se rellenarán los huecos con arroz o arena fina.

Para hacer figuras con relleno.
Se necesita:
Resina de poliéster.
Relleno.
Pigmento para dar color (optativo).
Catalizador o endurecedor.
Moldes.

Etiquetas: